13.3.17

WE ACCEPT THE LOVE WE THINK WE DESERVE

Y es que tal vez sí nos guste estar aquí, ya sea por cuestiones de aceptación, de migajas de amor, de sentir una pequeña cercanía con alguien, pero que nos hace quedarnos en algo que sabemos que no tiene un futuro, con alguien que nunca cambiara y que son los mismos patrones que hemos seguido en toda nuestra vida, porque no nos lanzamos hacia algo que nos quiera bonito, sí, como la canción de Natalia Lafourcade, esa que nunca nos ha pegado porque aunque está muy bonita no tenemos a ese alguien que nos quiera bien, que sepa querer, que no nos tenga en la incertidumbre del no saber, en la incertidumbre del "va a pasar otra vez?" porque aunque ahora nosotros podamos dar casi todo, la respuesta es vaga y confusa.

Al rededor de nosotros hay personas que pasan por exacta la situación, personas autodestructivas que tienden a un autosabotaje. A una zona de confort falsa y vacía. Vamos a quedarnos echados sin avanzar, a ponernos el pie, al te quiero aquí acostados sobre mi cama viendo netflix y peleando de vez en cuando, ¿dónde quieres cenar está vez? dónde tú quieras, siempre es dónde tu quieres, pues siempre es dónde yo quiero porque tú nunca pones de tu parte.

Pequeños actos de violencia psicológica que nunca vemos, que lo vemos como lo más normal de una relación actual, vacíos existenciales y afectivos al final del día. Creo que todos mis amigos, estarían mejor solos, no "mejor mejor" porque sabemos que estaríamos a la expectativa de un amor, porque todos somos así, pero somos más nosotros cuando no tenemos esa carga, esa presencia fantasma, ese compromiso interminable, tener que extrañar a alguien, me repudia. Ese "wey, me caga verte con él/ella o saber que siguen igual, y tú queriendo hacer miles de cosas y no terminando nada".

Me molesta mucho esa frase en el titulo de este escrito. Me molesta porque es verdad, tal vez es de un autor de un bestseller para adolescentes, pero porque seguimos con esas personas que no nos dejan avanzar, que nos dan las migajas de amor, tal vez somos personas idealistas a las que les gusta el amor romántico, y está bien, el pedo es cuando encontramos a una persona que no idealiza el amor, y que aparte nos gusta el drama, entonces terminamos por estar con alguien centrado, pero tenemos un drama interiorizado con ganas de despertar con cualquier pinchazo. ¿Por qué no pueden alejarse de ellos? Porque sus amigos tenemos que estar ahí, porque tengo que decir lo de siempre cuando me los encuentro en la calle, porque cuando salimos ya no quiero volver a decir "que feo que sigan mal" o "bueno, si tú te sientes bien y feliz, no importa, dalo todo y al final sabrás que no quedo en ti".

Ya no quiero verte así, ¿por qué eres así?

20.2.17

MUNCHIES

MUNCHIES:
"When you get hungry after smoking weed. Usually people will eat a lot of junk food"

Hace poco menos de un año que vivo fuera de la casa de mis papás. Desde entonces supe lo que era comer y ver televisión solo, aprendí a lavar mi ropa, recoger mi tiradero, a pagar servicios necesarios como la luz, el agua, la renta y el wi-fi, claro; al poco tiempo de vivir aparte y compartir casa con un fumador social, comencé a fumar tabaco, y en cierto tiempo a fumar mota, esto me llevó a presenciar la afectación de "el munchies". Esa hambre casi insaciable que te da en algún punto del viaje, y mientras los preparaba creaba esta serie de imágenes en mi mente, aquellas que mostraran los munchies de los ocasiones en que me ponía pacheco y sus efectos.
Siendo estudiante de gastronomía tal vez se esperaría que los munchies pudieran ser más elaborados y creativos; sin embargo, mas allá de eso, son un relato de cada una de los momentos en las que me puse tan high para que me produjera esa hambre. A lo largo de estos meses he publicado la imagen de cada munchies en Instagram stories, haciéndolas un producto de las redes sociales, otras con más suerte, han sido grabadas en la tarjeta de mi cámara.
Quisiera decir que sí, que solo han sido 27 las veces que he sufrido de este efecto de la marihuana, y que ha sido más divertido que nada, aunque en algunas, a causa de la soledad y la desesperación, el resultado en las imágenes es preferible que haya quedado en la efimeridad que solo dura 24 horas, con otros, me han dado ganas de compartir la receta al mundo y que todos prueben la pasta al pesto y mantequilla infusionada con mota que me hace estar orgulloso de mi oficio.

17.10.16

PERO 
ES QUE 
LA NETA 
TODOS 
ESTAMOS 
BIEN 
DESTRUIDOS

Una historia robada

Y quien sabe eh, igual y sí hubiera pasado algo chido, algo acá cabron, pero quién sabe porque no, tal vez la putería nos alejo poco a poco, no sólo la mía, porque él también era un pinche puto de la verga, bueno, lo sigue siendo, yo no, o no sé, nunca he sido tan sexual, siempre soy más de conocer las historias, como con él, comenzó por una cosquilla de saber quién era, porque me acuerdo haberlo visto de aquí por allá, y pues hasta que se dio la oportunidad de conocernos, ese día no eramos tan putos, me acuerdo que yo sí lo quería conocer chido, no sólo para algo sexual o físico, nunca quise pasarle nudes ni quise que él me pasara, porque la verdad siempre lo quise para conocerlo.

Entonces él se me aventó, lo juro, la putería invadió, yo creo, yo me quede pasmado por un milisegundo y dije "ay ya, pues a la verga, ya está todo perdido de todos modos", entonces pues seguimos pegados ahí, hasta el día siguiente, duro y dale, entre mota y cervezas, entre metidas de mano y besos bien apasionados, entonces de repente, ya sabes, aunque andes bien pacheco o bien borracho, si te vienes ahí termina todo, se te salen las pinches carcajadas que te hacen darte cuenta que ya valiste verga, de cualquier forma ya valiste verga.

Y pues los días pasaron y me quede ahí, como en aquel milisegundo, pasmado, viendo ir de allá para acá, en ese entonces yo no sabía de su putería, pensaba que se estaba dando chido, que vernos en conciertos mientras el bailaba como una de esas señoras riquillas y yo bailaba con la cabeza y saltando, viéndonos fuera del cine para fumar un cigarro y después entrar a la función, tomarle la mano en cualquier oportunidad, verlo de lejillos alejándose o acercándose, pero para ese entonces yo no sabía de su putería.

Entonces me acuerdo que un día se le salió que le gustaban un chingo de batos, ya en la peda, y que su más larga relación había sido de 7 meses, que le valía vergas toda la vida y la gente, incluso sus amigos, y pues yo me saque de pedo porque pues yo era parte de toda esa gente, y me acuerdo que me dijo que había ido a una fiesta y que estaba uno de los vatos que le gustaban, pero como el bato fue muy deprisa ya no le gustó y lo mando a la verga, como a todo, entonces se hizo el difícil y terminó cogiendo con un bato que ni le gustaba pero que no le había hecho caso en toda la noche hasta que ya todos se iban de la fiesta, y así me lo digo, de huevos, y yo ahí de pendejo con cigarro en mano y el corazón achicharrándose.

Y después siguió mostrándome de su putería y de su valemadrismo, entonces yo ya no sabía que hacer, porque la neta después de la primera vez ya no había pasado nada conmigo, ni un besillo, ni tomarnos de las manos en el cine ni nada, pero sabía que sus amigos le valian más verga que nada, entonces yo no quería ser su amigo por eso, porque le iba a valer más verga que todos, y entonces que me acuerdo de los consejos del Mike, que si tenía que ser más enigmático y reservado, que la chingada, yo ya le había dicho sabe cuantas veces que me gustaba, pero le seguí la corriente, al Mike, y que funciona, el bato me empezó a hablar más, y a preguntarme que iba a hacer por las tardes para hacer algo juntos, yo le decía que iba a estar ocupado aunque me estuviera muriendo de ganas por verlo pero pues me tenía que hacer el fuerte según el Mike, y pues sí, entonces cuando yo lo invitaba siempre decía que sí, pero entonces paso eso, que siempre decía que sí.

Y lo demás pues la verdad me valió vergas, porque pues ya fue, ya lo hice hacer lo que quería, el Mike estaría orgulloso de mí, y el bato pues sabe, supongo que sigue en su putería, yo ya no porque la neta ni tengo tiempo, y ya ni me dan ganas, aunque sí me dan ganas de venganza. Bien raro.

14.10.16

El momento más feliz

Ya no te sé, y tal vez así está bien, o sea, todos sabemos que así está bien, o al menos, que lo estará. Ayer me quebré como nunca me había quebrado, iba en el cuarto asiento del autobús, y yo estaba bien, lo juro, hasta que me puse a pensar que toda la ciudad, cada metro cuadrado de ella guarda un momento de los dos, la parada dónde nos dijimos te amo, la vuelta del autobús en la que yo una vez me recosté sobre tu regazo, y tu me besabas la frente y me agarrabas el cabello, la pared del supermercado en el que te esperé un día y te vi llegar a lo lejos y lloré de emoción y alegría porque me encantaba verte caminar hacia mí, sonriendo dando unos pequeños saltos de vez en cuando, los pasillos de los supermercados en los que nos besabamos, el pasillo de los espejos en el que un día nos tomamos una foto y después nos dimos un largo beso, los carritos del supermercado en los que me subía de felicidad porque tú ibas a mi lado, las pastas de $2.50, los atunes que aborrecimos después de un mes de vivir juntos... y la lista es interminable.

Entonces yo reparé en eso, y en lo que estaba escuchando, en que me encantaba amanecer contigo aunque ya no lo dijera, en que amaba como me besabas al amanecer y como me abrazabas al anochecer, aunque ya no lo dijera, me desmoroné por completo en el autobús y lloré como una magdalena, y entonces llegué a casa de mis padres y mi madre abrió la puerta, yo empapado en lagrimas, y mi mamá preocupada, le dije que no pasaba nada, que iba a estar bien, (porque sí, un día voy a estar bien), que me dejara que tenía que lavar mi uniforme y que no preguntara.

Subió detrás de mí pensando en todas las probabilidades fatalistas en las que siempre piensa, y yo diciendole que no, que no me pasaba nada, que me iba a poner bien, que no importaba ahora, que me dejara lavar, por favor, me decía que no llorara, que me conocía y que sabía que era importante, y yo le decía que no, que no era importante -no me conoces, estoy llorando porque una canción me hizo llorar. Ella decía que no era posible, que una canción nunca hacía llorar tanto, y yo le decía que veía, que estaba así por una canción, y en buena parte lo era. Le decía otra vez que no me conocía y ella rompió en llanto, diciendo que sí, que no me conocía pero que no sabía que hacer, yo la abrace y le dije que nada, no tenía que hacer nada, sólo estar ahí, sin decir nada, sólo en el abrazo.

- Pero, que tienes, ¿que te puso tan mal?
- Lo extraño, lo extraño mucho.

21.8.16

IF I EVER FEEL BETTER

Ya todo es diferente en tan poco tiempo, mi desayuno, comida y cena son cigarros y café, pinche cliché, pinche mamón. Cada vez que siento que todo está bien, y hago fotos que me parecen maravillosas, cuando ya estoy casi en la cima, todo se derrumba, yo me derrumbo. Vuelvo a casa sólo a eso, a derrumbarme, a aplastarme frente a la computadora fumando y tomando café con azúcar, escuchando a Phoenix, pensando en todo lo que ha pasado.

You won and she chose you, 
And she loved you and she's gone.
It's over, isn't it?
Why can't I move on?
Mis dedos apestan y el pulgar se hace cada día más liso, no sé, sólo alcanzo a correr 3 km y el aire me falta. No duermo, las pastillas no hacen efecto. O tal vez sólo unas dos horas y vuelvo a pensar. 23 años es una edad perfecta para que todo parezca que va perfecto pero te este llevando la chingada, puedes tener un buen sueldo, buen ambiente laboral, confianza en tus empleados y jefes, puedes salir victorioso de un lugar, sabiendo que tu vida va a cambiar, otra vez, que habrá nueva gente, que estarás aprendiendo lo que siempre soñaste, que tienes el apoyo y el amor de tu familia, que descubres que son lo más importante de tu vida, que tus amigos siempre estan ahí, presentes en todo, y sigues sintiéndote de la chingada.

Los capricornio siempre son depresivos.
 Estoy hasta la chingada de nosotros, de vernos pasar entre las sombras, de llegar a casa y sabernos presentes, ¿tú lo sientes? no sé que es esto, pensé que todo cambiaría, que saldríamos a caminar y cocinar juntos, cenar al menos, ir por tacos, tomar cerveza y fumar de vez en cuando. no sabía que fuéramos tan diferentes, tan repugnantes, tan chocantes, pero aquí seguimos, creo que ninguno lo quiere decir pero lo sabemos. I want you to leave, but I know I should leave instead.

...

A las tres de la madrugada suena la alarma de las brujas por estos rumbos. Antes temidas, hoy ignoradas, como todo, sabemos que están ahí, que existen, pero ya convivimos bien, o regular. Nos abrazamos en la oscuridad, nos contamos los secretos que a nadie le contamos, las vemos a los ojos y tomamos café que se nos enfrió  a esa hora, bueno 30 minutos después. 

...

El bankrupt de Phoenix me recuerda a Plaza Citadella y editar fotografías de noche.