10.12.17

De historias robadas o lo que creo que son

Entonces Monica y yo llegamos después de trabajar, no me preguntes como porque odio tener que dar explicaciones de viajes, el punto es que llegamos a la fiesta y fue lo primero que vi, estaba vestido demasiado formal para la ocasión, porque la fiesta no era tan formal y era al aire libre, Monica se adelanto a saludarlo y yo me quedé en la puerta cargado de los vasos y la botella que habíamos llevado, me acerque y sólo cruzamos miradas y después de un levantamiento de cabeza me pregunto -¿Hola, que tal les fue?, ¿terminaron bien? ¿sólo vinieron ustedes? ¿y los demás?, se escuchan como demasiadas preguntas, como si no le interesara ninguna respuesta pero hiciera el esfuerzo como que le interesaba, y claro, estaba Monica junto a mí y no quería que se enterara en lo absoluto, aunque conociendo bien a Monica, los dos sabíamos que daba por hecho nuestra complicidad, como cuando nuestras mamás sabían que eramos gays desde los 12 años y nos quedábamos en la zona de ropa interior masculina y hacíamos como que no veíamos.

Patricio siguió platicando acerca de él y las cosas que hacia durante todo el camino, así como las tres horas anteriores, después de 20 minutos perdidos llegamos a la fiesta y decidí adelantarme, comence a saludar a todos, bueno, los que estaban en mi camino, a la mayoría no los conocía y a decir verdad no estaba interesada en conocerlos, que voy a hacer yo con tanta gente a mí al rededor si mirame ahora, ya harto de Patricio y sus intrincadas historias con tanta presunción que aveces creo que sólo tiene una grandiosa imaginación, y es de admirar, para ser honesta. Seguí saludando a la gente, estaba Alicia de el campus sur y la abrace fuertemente, cuando gire la mirada lo encontré mirándome con un vaso de lo que parecía vino tinto en la mano, tenía puesto un saco verde esmeralda, y corbata negra, corrí a abrazarlo y me estrujo entre sus brazos, recuerdo la primera vez que lo vi estábamos sentados afuera de la cafetería que esta sobre Cuauhtemoc estaba sentada junto a él, el fumaba un cigarrillo blanco, recuerdo que lo juzgue por hacerlo, no sabíamos que íbamos hacia la misma junta del plantel, jamás nos habíamos visto, cuando entramos, y lo seguí hasta la sala de juntas descubrí quien era y me invadió un sentimiento de añoranza, como si ya lo conociera con tan solo saber su nombre.

Ya iba tarde, de por si, me levante media hora antes y aún tenía que pasar por el estofado a casa de mamá, Oscar paso diez antes de las 12 subió las escaleras y comenzó con la alegata de siempre, que sí me la pasaba dormida que me tardaba un chingo en pintarme o que sí tenía la vida bien fácil. Salimos después del cuarto después de las 12, pasamos a casa de mamá que se encontraba en el recibidor con el estofado listo en la mesa, le di un beso y salí de su casa 12:25; llegamos, me despedí de Oscar -Perdón, amor, sabes que sólo es para estudiantes y asesores. Lo bese y cuando salía del carro voltee a verlo y ya sonreía -2:30 paso por ti, sin falta, te amo, no te diviertas tanto. ¿No te diviertas tanto? aveces me pregunto por qué sigo aquí y porque me dice te amo, así, como "agua va".
Entre y la gente ya se reunía al rededor de la pista, saludé a los estudiantes del postgrado, Amanda, Esteban, Jacob y Marlene. 
Llegué a la mesa dónde se encontraba el festín y coloque el estofado, quite el aluminio que lo cubría "mi madre no podría haberlo hecho mejor, cuanto la amo, aunque diré que está vez me quedo diferente porque no le puse tanta especia como la vez pasada". Carmen se acerco a saludar, o a señalar -¿Que hora es está de llegar Monsesita, al menos trajiste el estofado, verdad?, aveces creo que sólo le pagan por regañar a todos los asesores y quejarse de todo.
Comencé a rondar las mesas y me senté junto a los chicos del postgrado, comenzamos a charlar de sus proyectos y de lo bien que se veían, comencé a sentir una presencia detrás de mí y voltee, estaba parado detrás de mí y me sonreía. No pude evitar gritar y en el estruendo que hice todos voltearon a verlo y tire una copa del otro lado de la mesa, me lance a sus brazos y me levanto mientras me abrazaba.


24.10.17

SEIS

La verdad es que ya no sé por dónde comenzar, o sea, ya son 6 años, y por qué no lo vi cuando cumplíamos 3 o cuando cumplíamos 2, sí, shit happens, pero yo hice que pasaran más.

Justo ayer platicaba con una chica acerca de superar, y ella decía que porque vamos por la vida tratando de superar, hay gente que es feliz estando triste o enojada, y así es su vida, si nos enfocamos nuestra vida en superar tal vez nunca lo vamos a hacer, y quién sabe sí allá afuera hay alguien que nos va a ayudar en eso, pero por ahora, no. Y estoy aquí, frente a la computadora, escribiendo a la nada y con un poco de vomito verbal como si ni un año hubiera pasado, y ojalá y así hubiera sido. Dejo de escucharse Daydreamer y ahora suena I Believe in You. 

Me gusta aquí, estar llorando poquito y recordarte, porque sabemos que soy lo suficientemente fuerte para seguir a delante (aunque tal vez no), ahora comienza Dancing on my Own. Ahora te extraño como si apenas me diera cuenta. Como si fueras esa casa que ya no puedo habitar. Ese Hiraeth (lo acabo de descubrir ayer), han pasado muchísimas cosas que han pasado estos meses sin ti, infinidad, quisiera saber las tuyas y revolverte el cabello. Quisiera estar ahí para ti, oler tu aliento matutino, y verte en calzones blancos, entrar a la regadera y que comiences a cantar.

Comienza I Nerver Learn, ya no importa el que hubiera pasado si nos hubiéramos quedado, ya no importa el imposible "vas a regresar?" porque sabemos que está ahí, comiéndonos, y pues ya no existe. Ahora, para mí, está el insistente que voy a hacer con esto, todo este bunche de sentimientos que creía desaparecido pero no, que aquí van a estar, y pues no sé que hacer. Se escucha Sunset de los XX.

Comienza The Winner Takes it all, hoy ya lloré con todos comiendo en la sala y yo con audífonos, llore cuando estaba horneando, llore con daydreamer y con todas las del playlist que te he estado creando. Me voy a morir sin ti. Es un hecho, te voy a recordar cada día, cada día de mi vida, con algo diferente, y está bien, ya no espero que regreses, espero encontrarte y abrazarte, tengo un chingo de ganas de abrazarte. 

Cry de Carly Rae Jepsen suena, te amo, sí, todavía.

14.5.17

DIEZ DE MAYO

Los padrinos mágicos, la señora que iba retrasada o demorada,  maricón zara, la vez que caminamos hasta el metro y me detuviste para darme un beso, tus piesotes, "nos drogamos mucho y nunca hacemos nada" y luego La Magia de Little Jesus, Yisus, el Iyari diciendo Yisus y Gabi y yo viéndonos a los ojos. La monita que baila en el tablero de Paloma, el Magikarp en la camioneta de mi Daniel mi hermano, "ese trabajo te va a matar, no sé como lo puedes aguantar" weeey no mames Little Jesus y La Magia, la Dulce de leche, el Max en chocolate, el chocolate con malvaviscos del Fauno, La Mireya diciendo que también quiere un café, el Richy aburrido de Rocky Horror Picture Show, la escena dónde Charlie se madrea a todos los bullies, o esa vez que deje encendida la estufa y el pocillo se quemó, o lo de la cámara en el #FF (#followfriday), tus ojitos llorosos, Alejandra diciendo que ya se canso de los pies, Alejandra diciendo que hasta el fondo está chido, Alejandra diciendo que el nuevo disco de Natalia Lafourcade no le pega que mejor le ponga la del dosmil, Mr Sandman y el Noé, el chiste de el giro postal de Hugo, la risa del Gabis cuando el Choko hace chistes y está pacheco, la escena de Amores Perros del perro debajo del piso, el Huguito con los ojos bien abiertos, bien asustado, la Fer desayunando fresas a las 7 de la mañana, la Fer sosteniendo un dildo y una biblia, la Fer sentada en la cama como el meme del zorro a las 6 de la mañana, la Fer cantando Candy, Steven Universe flotando y fusionándose con la morrilla, "Be wherever you are", tu boquita, tus ojitos cuando ya no quieren responder nada. Ya la cagué, perdí, ahora empieza tú. 02:40am.

12.5.17

THIS IS HOW WE START IT TO END

Pues sí, aquí comienza, con esos pequeños retos, con los celos infundados, con las caricias, con las miradas, con los juegos en los que uno no se aguanta, en los tennis de un muerto que lo hacen cambiar a uno de ánimos y mandar todo a la chingada, literal. El diablo, pisar lo que algún día un ex convicto piso, mandar la señal restante de un cuerpo al cerebro de actuar bien pendejo, regresar los gritos y gritar un poco más, we're really not in love & maybe we'll never be. Así estamos bien, separaditos, wey, no sé, porque estoy escribiendo esto, es acaso la verdad absoluta, del saber todo desde el inicio, y aún así seguir, de abrazarnos en la oscuridad con recelo y diciendo "ay a huevo, claro que puedo" pero no, no vamos a poder, FELICES 3 MESES, pinches tres meses, ni nos queremos demasiado, ni nos queremos lo suficiente.

13.3.17

WE ACCEPT THE LOVE WE THINK WE DESERVE

Y es que tal vez sí nos guste estar aquí, ya sea por cuestiones de aceptación, de migajas de amor, de sentir una pequeña cercanía con alguien, pero que nos hace quedarnos en algo que sabemos que no tiene un futuro, con alguien que nunca cambiara y que son los mismos patrones que hemos seguido en toda nuestra vida, porque no nos lanzamos hacia algo que nos quiera bonito, sí, como la canción de Natalia Lafourcade, esa que nunca nos ha pegado porque aunque está muy bonita no tenemos a ese alguien que nos quiera bien, que sepa querer, que no nos tenga en la incertidumbre del no saber, en la incertidumbre del "va a pasar otra vez?" porque aunque ahora nosotros podamos dar casi todo, la respuesta es vaga y confusa.

Al rededor de nosotros hay personas que pasan por exacta la situación, personas autodestructivas que tienden a un autosabotaje. A una zona de confort falsa y vacía. Vamos a quedarnos echados sin avanzar, a ponernos el pie, al te quiero aquí acostados sobre mi cama viendo netflix y peleando de vez en cuando, ¿dónde quieres cenar está vez? dónde tú quieras, siempre es dónde tu quieres, pues siempre es dónde yo quiero porque tú nunca pones de tu parte.

Pequeños actos de violencia psicológica que nunca vemos, que lo vemos como lo más normal de una relación actual, vacíos existenciales y afectivos al final del día. Creo que todos mis amigos, estarían mejor solos, no "mejor mejor" porque sabemos que estaríamos a la expectativa de un amor, porque todos somos así, pero somos más nosotros cuando no tenemos esa carga, esa presencia fantasma, ese compromiso interminable, tener que extrañar a alguien, me repudia. Ese "wey, me caga verte con él/ella o saber que siguen igual, y tú queriendo hacer miles de cosas y no terminando nada".

Me molesta mucho esa frase en el titulo de este escrito. Me molesta porque es verdad, tal vez es de un autor de un bestseller para adolescentes, pero porque seguimos con esas personas que no nos dejan avanzar, que nos dan las migajas de amor, tal vez somos personas idealistas a las que les gusta el amor romántico, y está bien, el pedo es cuando encontramos a una persona que no idealiza el amor, y que aparte nos gusta el drama, entonces terminamos por estar con alguien centrado, pero tenemos un drama interiorizado con ganas de despertar con cualquier pinchazo. ¿Por qué no pueden alejarse de ellos? Porque sus amigos tenemos que estar ahí, porque tengo que decir lo de siempre cuando me los encuentro en la calle, porque cuando salimos ya no quiero volver a decir "que feo que sigan mal" o "bueno, si tú te sientes bien y feliz, no importa, dalo todo y al final sabrás que no quedo en ti".

Ya no quiero verte así, ¿por qué eres así?

20.2.17

MUNCHIES

MUNCHIES:
"When you get hungry after smoking weed. Usually people will eat a lot of junk food"

Hace poco menos de un año que vivo fuera de la casa de mis papás. Desde entonces supe lo que era comer y ver televisión solo, aprendí a lavar mi ropa, recoger mi tiradero, a pagar servicios necesarios como la luz, el agua, la renta y el wi-fi, claro; al poco tiempo de vivir aparte y compartir casa con un fumador social, comencé a fumar tabaco, y en cierto tiempo a fumar mota, esto me llevó a presenciar la afectación de "el munchies". Esa hambre casi insaciable que te da en algún punto del viaje, y mientras los preparaba creaba esta serie de imágenes en mi mente, aquellas que mostraran los munchies de los ocasiones en que me ponía pacheco y sus efectos.
Siendo estudiante de gastronomía tal vez se esperaría que los munchies pudieran ser más elaborados y creativos; sin embargo, mas allá de eso, son un relato de cada una de los momentos en las que me puse tan high para que me produjera esa hambre. A lo largo de estos meses he publicado la imagen de cada munchies en Instagram stories, haciéndolas un producto de las redes sociales, otras con más suerte, han sido grabadas en la tarjeta de mi cámara.
Quisiera decir que sí, que solo han sido 27 las veces que he sufrido de este efecto de la marihuana, y que ha sido más divertido que nada, aunque en algunas, a causa de la soledad y la desesperación, el resultado en las imágenes es preferible que haya quedado en la efimeridad que solo dura 24 horas, con otros, me han dado ganas de compartir la receta al mundo y que todos prueben la pasta al pesto y mantequilla infusionada con mota que me hace estar orgulloso de mi oficio.