17.10.16

Una historia robada

Y quien sabe eh, igual y sí hubiera pasado algo chido, algo acá cabron, pero quién sabe porque no, tal vez la putería nos alejo poco a poco, no sólo la mía, porque él también era un pinche puto de la verga, bueno, lo sigue siendo, yo no, o no sé, nunca he sido tan sexual, siempre soy más de conocer las historias, como con él, comenzó por una cosquilla de saber quién era, porque me acuerdo haberlo visto de aquí por allá, y pues hasta que se dio la oportunidad de conocernos, ese día no eramos tan putos, me acuerdo que yo sí lo quería conocer chido, no sólo para algo sexual o físico, nunca quise pasarle nudes ni quise que él me pasara, porque la verdad siempre lo quise para conocerlo.

Entonces él se me aventó, lo juro, la putería invadió, yo creo, yo me quede pasmado por un milisegundo y dije "ay ya, pues a la verga, ya está todo perdido de todos modos", entonces pues seguimos pegados ahí, hasta el día siguiente, duro y dale, entre mota y cervezas, entre metidas de mano y besos bien apasionados, entonces de repente, ya sabes, aunque andes bien pacheco o bien borracho, si te vienes ahí termina todo, se te salen las pinches carcajadas que te hacen darte cuenta que ya valiste verga, de cualquier forma ya valiste verga.

Y pues los días pasaron y me quede ahí, como en aquel milisegundo, pasmado, viendo ir de allá para acá, en ese entonces yo no sabía de su putería, pensaba que se estaba dando chido, que vernos en conciertos mientras el bailaba como una de esas señoras riquillas y yo bailaba con la cabeza y saltando, viéndonos fuera del cine para fumar un cigarro y después entrar a la función, tomarle la mano en cualquier oportunidad, verlo de lejillos alejándose o acercándose, pero para ese entonces yo no sabía de su putería.

Entonces me acuerdo que un día se le salió que le gustaban un chingo de batos, ya en la peda, y que su más larga relación había sido de 7 meses, que le valía vergas toda la vida y la gente, incluso sus amigos, y pues yo me saque de pedo porque pues yo era parte de toda esa gente, y me acuerdo que me dijo que había ido a una fiesta y que estaba uno de los vatos que le gustaban, pero como el bato fue muy deprisa ya no le gustó y lo mando a la verga, como a todo, entonces se hizo el difícil y terminó cogiendo con un bato que ni le gustaba pero que no le había hecho caso en toda la noche hasta que ya todos se iban de la fiesta, y así me lo digo, de huevos, y yo ahí de pendejo con cigarro en mano y el corazón achicharrándose.

Y después siguió mostrándome de su putería y de su valemadrismo, entonces yo ya no sabía que hacer, porque la neta después de la primera vez ya no había pasado nada conmigo, ni un besillo, ni tomarnos de las manos en el cine ni nada, pero sabía que sus amigos le valian más verga que nada, entonces yo no quería ser su amigo por eso, porque le iba a valer más verga que todos, y entonces que me acuerdo de los consejos del Mike, que si tenía que ser más enigmático y reservado, que la chingada, yo ya le había dicho sabe cuantas veces que me gustaba, pero le seguí la corriente, al Mike, y que funciona, el bato me empezó a hablar más, y a preguntarme que iba a hacer por las tardes para hacer algo juntos, yo le decía que iba a estar ocupado aunque me estuviera muriendo de ganas por verlo pero pues me tenía que hacer el fuerte según el Mike, y pues sí, entonces cuando yo lo invitaba siempre decía que sí, pero entonces paso eso, que siempre decía que sí.

Y lo demás pues la verdad me valió vergas, porque pues ya fue, ya lo hice hacer lo que quería, el Mike estaría orgulloso de mí, y el bato pues sabe, supongo que sigue en su putería, yo ya no porque la neta ni tengo tiempo, y ya ni me dan ganas, aunque sí me dan ganas de venganza. Bien raro.

No hay comentarios: